Porque el mundo es bonito, hasta vomitar.

09 febrero 2013

Carta abierta a un político español


Hola.

No nos conocemos, así que lo mejor será que me presente.
Me llamo Alex, y tengo 32 años, aunque aparento 29. Soy de esa generación ochentera que nació en una España que aún tenía que ponerse la democracia con cinturón, porque le venía algo grande. Esa España que empezó a quitarse complejos en con las Olimpiadas de Barcelona, la Expo, la entrada en Europa y esas cosas.

A principios de los 90, por azares de la vida, me tocó emigrar junto a mi familia. Llegué a un país “tercermundista”, y me di cuenta de que mi nivel académico estaba por debajo del suyo. No te lo vas a creer, pero empezaban a aprender inglés con 3 años, y con 11 lo dominaban a la perfección. De locos.

Regresé a España para estudiar en la universidad. Siempre me habían dicho que lo mejor que podía hacer un joven, era aprender un oficio o estudiar, ¡formarse! para aspirar a un buen trabajo y una vida completa. Me dio por la ingeniería. En una universidad pública, porque mi familia es de clase media. 

Al acabar la carrera me puse a trabajar, y como no sabía dónde narices acabaría viviendo, no me metí en hipotecas. Vivía de alquiler en contra de todas las recomendaciones de mis allegados, que no dejaban de decirme “estás tirando el dinero”. ¿Qué cosas, no? Pero eran los salvajes inicios del 2000, no los culpo.

Si te sirve como dato, a día de hoy no tengo casa, ni coche propio, y la única deuda que tengo con un banco fue para financiar estudios. 
Pero a lo que vamos. Considero que he sido un tipo medianamente responsable, y que sobre todo no ha “vivido por encima de sus posibilidades”. No sabes cómo me cabrea escuchar a algunos políticos de determinadas sectas elitistas, o de esos que no han trabajado en su vida, repetir esa frase.

Debido a la situación del país mi vida ha cambiado. Bajó mi sueldo, han aumentado los impuestos, y un ministerio (no diré cual) ha decidido saltarse a la torera una ley, provocando que mi puesto de trabajo “ya no sea necesario”. ¿Qué cosas, no? Un ministerio saltándose una ley.

Ya que estamos en confianza te voy a confesar que no voto desde hace 8 años. Me muero de ganas de hacerlo, pero sólo a alguien que me dé la sensación de que vale la pena. Respeto la democracia y tal, pero no hay ningún partido que represente mi manera de pensar o mis valores, y aprecio demasiado mi voto como para regalarlo. Eso si, acepto los resultados que decide la mayoría, y ejerzo el derecho a queja que me da el pagar mis impuestos (todo con IVA y en regla).
Por eso cuando veo a alguno de tus colegas cuestionar si los ciudadanos protestamos demasiado, me cabreo, y me doy cuenta de que hago bien en valorar mi voto.

En resumen, me he formado, me he esforzado, he sido responsable y he cumplido siempre con las leyes (salvo alguna multa de tráfico, que he pagado sin falta). Pero aún así a mis 32 años, justo en el momento en que empiezo a sentirme un profesional válido, me veo forzado a emigrar. Emigro porque la probabilidad de encontrar un trabajo acorde a mi formación es prácticamente nula. Emigro porque la previsión de poder llevar esa vida plena de la que se me habló cuando era adolescente no existe. Emigro porque veo que los responsables de proponer soluciones os debéis a vuestros partidos y no a la gente que os vota. Emigro, y nadie emigra por placer.

No sé en qué consiste vuestro plan, si es que lo hay. La verdad es que a estas alturas ya no intento entender de qué sirve salvar a los bancos, que los partidos se tapen las vergüenzas unos a otros, o indultar a condenados por corrupción. Sólo espero que seas consciente de que como yo, mucha gente se está viendo forzada a irse, porque no os ve capaces de solucionar la situación. 
Qué cosas, tanto preocuparnos, y al final resultará que romper España era esto.

8 comentarios:

JL dijo...

Joder...

Un abrazo.

Sand dijo...

Como tú bien dices, "Emigrar no le gusta a nadie"... Y cada vez sois más los que hacéis las maletas... y somos más los que nos planteamos que quizás haya que seguir el mismo camino en un futuro no muy lejano... MUCHA SUERTE :-)

Arismedal dijo...

Brutal y devastador relato... Mucha suerte Álex

Anónimo dijo...

Voy a intentar no extenderme mucho porque son las 4 a.m.

Para empezar, nos asemejamos en que ambos no hemos votado en al menos 5 años atrás. No porque no crea en los políticos (soy comunista)sino porque ninguno de los que se presentan merecen mi voto. Soy comunista antes de explotar el 15M. Mi prioridad era el derecho de los animales y el medio ambiente. Cuando he madurado me he dado cuenta que la venda que quería usar para resolver estos problemas iba a ser insuficiente para el gran daño que hay. ¿Qué tendría que hacer? Pues considerarme anticapitalista. Esta palabra engloba mucho. Pero claro, en ese momento me consideraba anticapitalista, pero tenía un móvil caro, coche, y me sentía acomodado. Me sentía mal, pero la evolución existe, y me dí cuenta que se puede ser anticapitalista y usar iphone. Solo cambiando los medios de producción.
En aquella época odiaba los políticos, no les entendía. Hoy también les odio, pero les entiendo. Muy anarquista, pero odio la política; la odio, pero es necesaria. ¿Porque siempre he escuchado los robos y mentiras de la "clase política", pero siempre de los mismos? ¿Dónde están los BMW de Gordillo, por poner un ejemplo? ¿También Julio Anguita ha estado manejando sobres? ¿Porque tanta antipolítica si todo es política? ¿Es mejor que gobierne un pueblo culto antes que un presidente que no sabe hablar inglés?

¿Robarías dinero a un español si fueses político y tuvieses posibilidad?

Y después del debate que puede generar todo lo que he escrito: ¿Cambíarias algo del post?

Saludos

Myriam dijo...

Me da mucha pena que bigotitos se vaya. Y por otro lado, yo estoy deseando irme... así que celebro que tú lo hayas podido hacer (yo estoy teniendo problemas con los visados). Con muchísima suerte y fe, quizá un día vuelves a un país mejor que el que dejas :(

Petons

Dvo dijo...

a qué país has emigrado?

issis dijo...

Wow, cuanto tiempo!!! no te arrepientas de tus TURNOLOKERS, son geniales

MissMisifu dijo...

Te sigo en twitter fielmente, porque me suele gustar lo que dices y sobre todo como lo dices. Soy un poquito más joven que tú y comparto muchas de las cosas que has dicho. Lo único que no comparto es lo de no votar. No lo entiendo, yo he cambiado mi voto a lo largo de los años (siempre votando a la izquierda), realmente las circunstancias me han hecho cambiarlo, pero siempre he votado. Si yo no voto, la gente que no es crítica sí lo va a hacer y entonces ganarán los de siempre y no conseguiremos cambiar nunca nada. Hay muchísimos partidos, cada vez más, no debemos renunciar a nuestro voto. Entiendo y comparto la indignación pero no podemos dejar que los demás nos gobiernen. No podemos dejar que la gente que ficha, en vez de votar, decida nuestro futuro siempre. Yo también lucho en las calles, pero no dejo de luchar en las urnas, porque por mucho que no nos guste admitirlo es el único sitio donde tienen que acatar lo que la gente elige... Si el 40% de la población no vota, es díficil cambiar las cosas solo en la calle. Hay que apoyar a los partidos pequeños, los que han salido reforzados de esta crisis, necesitan más apoyo del que se le da, no son perfectos, pero son nuestra única opción. Es esa, o las armas y no veo yo a esta sociedad tan cabreada como para eso, salvo que toquemos el fútbol :P.