Porque el mundo es bonito, hasta vomitar.

06 septiembre 2010

Suponiendo

Según la RAE (que todo lo sabe, o al menos se atreve a describirlo). 
 
dios
(Del lat. deus).
1. m. Ser supremo que en las religiones monoteístas es considerado hacedor del universo.
ORTOGR. Escr. con may. inicial.
2. m. Deidad a que dan o han dado culto las diversas religiones. 
 
La RAE, en su insondable sabiduría, no se moja en si Dios (o dios, o ¿quién sabe?) existe o no. 
Y es que las aguas andan algo revueltas desde que Stephen Hawking dijo hace unos días, que no es necesario un Dios para la existencia del universo. 
Con este tipo de afirmaciones sucede lo que con Messi. Todos sabemos que “Messi es el mejor jugador del mundo (mundial)”, pero si lo afirmas ante según quién, es posible que (por un ataque de orgullo inconsciente, o un estado etílico preocupante), se atreva a llevarte la contraria. 
 
Mi planteamiento personal al respecto (de Dios, no de Messi, ese está bastante claro), es que Dios es una palabreja que alguien se inventó hace tiempo para describir algo que tampoco sabía explicar, uséase, un resumen. Con lo que, no deja de ser una idea humana. No amigos, Dios no dejó un libro de instrucciones en el que, cual mueble de IKEA, se explica todo. Así que… 
 
Suposición A. Dios, existe. De ser así, no parece que quiera dejar clara su existencia. Es decir, si soy Dios, quiero que se me conozca, y tengo todo ese poder… ¿Por qué mostrarme con parábolas, desastres naturales, o plagas? Me pido un huequito en algún programa de corazón, o ficho por algún club de fútbol, o escribo una saga sobre vampiros, y me doy a conocer… como Dios manda… Entonces… ¿Por qué esa insistencia de las distintas iglesias en darlo a conocer? ¡Parecen paparazzis religiosos! Mi opinión es que Dios, es tímido (en caso de existir).
 
Santo Tomás, buscando evidencias de Dios
 
Suposición B. Dios, no existe. En ese caso, podemos suponer que todo este tema de las religiones, viene de una noche alucinógena en el albor de los tiempos. Ya sabéis, un tipo bebió, le dio por querer llamar la atención; Que si yo conozco a Dios, que si es mi colega, que si es omnipresente… Y ya la tenemos liada, los bulos corren como la pólvora (e imaginad como corrían cuando no tenían tele para entretenerse). De ahí a una guerra santa hay dos “no te creo”. 
 
Puestos a mentir, hagámoslo con imaginación
 
En fin, exista o no exista, creo que se habla demasiado de él... o… de eso… o… de ella… Lo que sea (si es). 
Dios debería hacer como con Joaquín Sabina, que, cuando quiere que hablen de él hace algo, y cuando no quiere que hablen de él, pues… no hace nada. 
 
Por el momento, y hasta que los científicos se aclaren, seguiré haciendo como hasta hora, y mi religión seguirá siendo el Barça… Y cuando dude, le rezaré a la RAE.

5 comentarios:

Candela dijo...

Como exista, me quemo en el infierno...

denke dijo...

O no... quien sabe... lo mismo le caes bien! no dices que nos hace a su imagen y semejanza? =P

Ferran dijo...

Y bué, como nadie sabe si existe o no existe, que cada cual crea lo que más le convenga, y Dios en la de todos.

Mariana M* dijo...

¡Dios santo! La que has líado ya. Yo digo que el tema seguirá dando para rato, digo, como para que te sigas inspirando de tal forma y hasta hagas una novela ¡por dios que me mira!

denke dijo...

Eso Ferran, soy de la idea de seguir las normas del pastafarismo...

Mariana, el tema lleva dando de si mas de 2000 años, así que dudo que deje de entretenernos. Oye lo de la novela... lo apunto ;)