Porque el mundo es bonito, hasta vomitar.

20 agosto 2010

Exploradores

Ajusto el doble nudo de mis botas de montaña, me gusta llevarlas apretadas antes de empezar una larga caminata.  
Reviso mi equipo: Brújula, navaja suiza, bengala, pastillas potabilizadoras de agua, cantimplora (llena), OK.  
Cierro la mochila, y reviso una vez más que la batería del teléfono esté cargada (es muy importante antes de empezar una aventura así). 
Compruebo la previsión del clima una última vez por si hay cambios (no, OK).
Antes de salir, doy aviso a mis compañeros de a donde me dirijo, y la ruta que preveo seguir.

Justo en la puerta, antes de salir, tomo aire, me gusta darme unos segundos antes de dar el primer paso de una travesía. Es como despedirse un poco de uno mismo. Por que tras un camino, sea o no circular, todos cambiamos. 

En fin, ya estoy listo, para salir a la calle a desayunar… Es increíble lo que hay que caminar, para encontrar un bar abierto en Barcelona en pleno agosto… 

Empleado de banca, buscando un bar en agosto.

Es más, aprovechando que en México se celebra el bicentenario, me gustaría aportar una teoria personal. Estoy bastante convencido, de que la historia ésta de la exploración trasatlántica y el posterior descubrimiento encontronazo con América, se inició en un mes de agosto, buscando un bar abierto…

4 comentarios:

Ferran dijo...

I això que, en els últims anys, diuen que la cosa ha millorat; que a causa del turisme i, també, perque cada cop més gent es queda a Barna a l'estiu, més i més locals (bars entre ells) romanen oberts a l'agost. A saber...

denke dijo...

Si? no se, al 22@ sortir a esmorzar es una aventura en tota regla...

Candela dijo...

chinos siemple abieltos!

denke dijo...

Tienes razon Candela, pero bares chinos, en mi barrio, ¡no hay!