Porque el mundo es bonito, hasta vomitar.

25 junio 2009

Bandas sonoras

Tras muchos días de no dar señales de vida, vuelvo a sacar la cabeza por este agujero en el hielo.

Han pasado muchas cosas, y a pesar de todo tengo cierta sensación de lentitud. Hace semanas que imagino que todo esto es un baile cutre de fiestas de pueblo cutre, y que la música va cambiando a capricho de un chusquero director de orquesta. El problema es que la “denke BSO orquesta-dinamita” lleva tocando tres boleros seguidos. Y los boleros, en la vida, están bien cuando suenan de uno en uno.


¿Que pasó, ya no quiere boleros joven?

A veces, cosas pequeñas, cosas de esas que damos por sentadas cada mañana, deciden hacerte ver que nada está asegurado, y es entonces, cuando tres pequeños detalles te arruinan un día. Si, es entonces cuando la banda sonora de tus días cambia, desaparecen del playlist El pescailla, Jack Johnson y Aterciopelados, y empiezan a sonar Machin, Bright eyes, y Portishead…

Así que mientras espero que el chusquero deje de tocar lánguidos y derrotistas boleros, intentaré abstraerme, y tararear en mi cabeza una ranchera, una de esas alegres y orgullosas hasta en la derrota. Hay que andar un camino hasta volver a tener ganas de escuchar una rumba…

Hum…


No tengo trono ni reina…

3 comentarios:

elena dijo...

... Pero sig(ues) siendo el reeeeey .....

¡Échale!

Anónimo dijo...

yeay! bright eyes ;)

Keks

denke dijo...

gracias! ;)

(thnx 4 the bright eyes keks!)