Porque el mundo es bonito, hasta vomitar.

17 noviembre 2006

La sobreprotección y Burguer King

Mi generación es la primera en la historia que se preguntó a que narices olían las nubes. Esto, a parte de ser una lacra que cargaremos durante décadas (es muy probable que nuestros nietos algún día nos exijan explicaciones), implica cierta responsabilidad para con las generaciones venideras. Nosotros sabemos el mal que puede llegar a hacer la publicidad en particular, y la tele en general.

Nosotros nos quedamos traumatizados por aquel pobre perro abandonado, a pesar de que “el nunca lo haría” (mi madre querría tener unas palabras con el señor purina, ya que desde ese día mi casa fue un orfanato de perros y gatos “encontrados”), acabamos con el álbum Danone de David el nomo a medias, nos tocó crecer entre adultos con hombreras, algo que jamás se permitiría a un niño hoy en día.

Es mas, ¿recordáis las series? Nos metieron unos chutes emocionales increíbles; los dramones de “Marco”, y “Jackie & Nuca” (maldito cazador…), la ñoñería de la abeja Maya, la ambigüedad del Heidi y su abuelo, para pasar después a ver aliens comer ratas vivas en V… ¿Dónde estaba el famoso comité del audiovisual entonces?


No se hasta que punto ha influido la tele en nosotros, pero creo que bastante equilibrados hemos salido después de mezclar a la bruja Avería y la abeja Maya en nuestras tiernas cabecitas.

Por eso quiero romper una lanza a favor de Burguer King ahora que quieren obligarles a retirar el anuncio de su XXL por no se que historias de la obesidad infantil. Si, mucha grasa, mucho colesterol y demás historias en sus hamburguesas, pero hay dos cosas que debemos tener en cuenta; sus patatas son las mejores de todos los fast foods (licencia del autor), y que el que paga la hamburguesa, es decir, uno mismo, o sus padres si es menor, es el responsable de la dieta. ¡El problema no es el anuncio!, es que muchas veces dejamos que factores externos piensen por nosotros, y de paso eduquen a los niños (la TV, la escuela, etc...).

Así que asumamos cada uno la responsabilidad que nos corresponde, dejemos en paz a la TV, que al fin y al cabo, es una distracción, no un mentor, y sobre todo, menos ñoñería con los niños, que al final las nuevas generaciones acabarán siendo una panda de lerdos con tanta sobreprotección.

Y que no se quejen, al menos a ellos nadie les dirá la gran mentira de: “estudia, o no serás nadie"
Si, y un huevo… Al menos si se lo dice alguien será la tele, y las mentiras, prefiero que me las diga el Ranger de Texas, que alguien cercano.

16 comentarios:

Folken dijo...

antes se estilaba echar culpas a la sociedad. ahora mola más a la tele directamente.
Un anuncio en la tele habla de un coche, voy a atropellar ancianas con uno de esos artilugios "coche"

DIY dijo...

Pues yo aún me acuerdo de aquellos merengues enormes que me zampaba por la tarde sin remordimiento ninguno....

Candela dijo...

jajajajaja "la ambigüedad de Heidi y su abuelo"

Alepsi dijo...

Yo tenía la colección entera de David el Gnomoooooooooooooo!!!!! Jajajajaja! Nada, nada, somos la última generación de niños desprotegidos!
Me ha encantado el post... me ha hecho reflexionar... cuando vi lo de la retirada del anuncio pensé "por fin!" pero... qué coño, tienes razón, al fin y al cabo los responsables son quienes son.

denke dijo...

Totalmente de acuerdo Folk, as always...

DIY a mi los merengues... me empalagan.

Candela, no me digas que no era una serie ambigua!

Vaya alepsi, este post ya ha superado mis espectativas si te ha hecho cambiar de opinion! ;) i por cierto, te quedan cromos "repes" de David el nomo? me faltan el 7, 32, 76, 78 y 87

aiguamarina dijo...

rei, estàs sembrat darrerament...

besets.

Grigri dijo...

I el Naranjito? Te'n recordes del Naranjito??

Jo en la meva condició de fèmina, a part de patir la Heidi i el Jackie i Nuca i el Marco, em va tocar de ple la CANDY.. tela marinera!!! allò sí que és per denunciar. Si no vem acabar totes les ties transformades en unes nyonyarrones ploramiques va ser per obra de l'esperit sant!!

En fi, completament d'acord en què per molt que la tele digui o deixi de dir, l'hamburguesa XXL és una qüestió d'elecció personal. No sóc clienta ni de Burguer King ni de McDonalds perquè no sóc amant de les hamburgueses. Però en tot cas no crec que treure un anunci ajudi en res. Només per fer soroll i que sembli que hi ha qui es preocupa per la salut dels ciutadans.. He vist persones morir per l'alcohol i pel tabac i no sembla que el govern tingui especial interès en prohibir el seu consum!

Candela dijo...

Grigi, és veritat, la Candy sempre amb els ulls plens de llàgrimes a punt de caure! jo es una imatge que no oblidaré mai... quin fart de plorar! I no llegies "esther y su mundo"?

denke dijo...

jajajajaja
es clar mentre vosaltre miraveu candy candy jo em delectava amb l'Oliver i Benji

quins temps...

jbauer dijo...

Denke, cuando vi todo esto, me entraron unas ganas increibles de comerme una XXL. Soy una chica un poco diferente pero me encantas los fastfood

denke dijo...

jbauer, yo soy consumidor de fast food, cada vez menos, por que hay que mantener la linea, pero sano o no sano, me gustan (lo compenso no fumando)
lo gracioso es que me entere de la existenci de la XXL a raíz de qui quisieran quitar el anuncio...
ah y me guste o no, en general estoy en contra de retirar anuncios.

tao dijo...

Es como si derrepente, nos hubiera pervertido la sobreprotección. Ni XXL, ni peliculas de dos rombos, ni fullet tortuga. La hipocresia de los mayores acaba con los filtros sociales de los jovenes y veremos como se comporta la generación teletubbie, por suspuesto el recurso facil es culpar a la televisión y dejar libres de compromiso moral a los neopadres que coleccionan hijos entre zapatos de Prada, rehuyendo cualquier valor educativo.

Folken dijo...

¿educar? ¿Para qué? Eso que lo hagan otros. Y luego le pegas al profesor si tu hijo le ha escupido y él le ha tirado de clase

Candela dijo...

Lo lei el otro día en otro blog, ahora no recuerdo en cuál, pero era cierto, quizás deberíamos dar por perdida a una generación y centrar los esfuerzos en las venideras. La hemos bien fastidiado con tanta sobreprotección y tanta tontería y con la pérdida de respeto a profesores, padres y abuelos. Hay que educar a niños independientes pero que no estén solos. No puede ser que los padres lleguen a las nueve a casa y no sepan nada de lo que han hecho sus hijos en todo el día. Y si hay que trabajar solo media jornada cada uno se trabaja, y si para eso hay que renunciar a la segunda residencia, a cambiarse el coche cada dos años, el ordenador cada año y el móvil cada tres meses, a tener quince pantalones y veinte camisas por no hablar de los treinta pares de zapatos y a otras estupideces de las que ya no sabemos prescindir pues se hace. Eso, o se va todo al garete. Es urgente hacer una reflexión colectiva.

Miriam (flxt) dijo...

¿Que han prohibido el anuncio?
¿pero estos quien se creen que son, mis padres?
Ahora mismo me voy a por una XXL de esas, hombre.

Tondo Rotondo dijo...

Un 10 por los álbumes de Danone: entrañables.

Prefiero la vintage pero educativa Abeja Maya a el Diario de Patrícia bombardeando miles de niños y niñas que ven la tele en soledad.

Una abraçada i visca David El Gnomo,